“Ho-Ho-Ho!!”

Estimados lectores de este su blog, espero que hayan pasado las denominadas “Fiestas Navideñas” de la mejor manera posible; pero como muy poca gente puede permitirse el lujo de tener un camarote 5 satélites en la Estación Espacial Internacional (que, por cierto y en caso de que a alguien le interesen los datos inútiles, exactamente a esta misma hora acaba de pasar por encima de Nueva Zelanda…), deseamos que hayan sobrevivido sin muchos daños emocionales y/o físicos a las cenas familiares, los convites de empresa, el “amigo invisible”, los regalos absurdos, el subidón de colesterol, esas cosas extrañas inventadas por alguna mente enferma que Vds. los humanos denominan “polvorones”… O ese amigo con el que no se habla desde hace tiempo y del que inesperadamente se acuerda en estas fechas, y mantienen una conversación en plan de “Ah, ¿eres tú? ¿Qué quieres?, y uno piensa “Pues felicitarte las fiestas, gilipollas, qué voy a querer! ¿Pedirte que me devuelvas el CD de la B.S.O. de “Cry Baby”, que supuestamente te lo llevabas el fin de semana para grabarlo y de eso hace ocho años, mamón?” (estoy poniendo un ejemplo ficticio, por supuesto)… O las luces que adornan y engalanan las calles, derrochando energía eléctrica y cuyas formas es necesario conocer el braille para saber que representan; o los traviesos niños con sus petardos estruendosos y sorpresivos, símbolo del bullicio festivo, y que uno mira deseando que alguna de las mechas falle y le vuele los testículos… O los comentarios exultantes de “Alegra esa cara; ¡es Navidad!”, como si fuera necesario ajustarse la máscara del Joker (palidez y risa congelada) todo el santo día, sólo porque al Corte Inglés se le ocurrió inventarse el nacimiento de Cristo para vender regalos…  

Por si no ha quedado claro, a mí ME ENCANTA LA NAVIDAD. Como ya les he relatado en anteriores ocasiones, los Dhlafrraw carecemos de deidad alguna, por lo que nuestros sacerdotes suelen trabajar como dependientes en el MediaMarkt (ahora bien, con su túnica correspondiente, su chip localizador y sus inyecciones mensuales de bromuro). Así que el período comprendido entre el 22 de Diciembre – fecha en la que en mi dimensión de origen se sortea el Gordo (una vez lo ganamos los miembros del VI Escuadrón Aéreo de Infantería Marina “María Moliner”, y esa misma noche nos pegamos una soberana comilona; eso sí, la cabeza no se la comió nadie porque estaba sosa) – hasta el 6 de Enero – festividad de San Juan Pardo -, los días transcurren plácidos y tranquilos en Gamma-3. Como ni siquiera medimos el tiempo como lo hacen Vds. aquí en la Tierra [nuestro Febrero tiene 35 días y es de color verde, por ejemplo], en realidad el año no se acaba el 31 de Diciembre, sino antes o después (lo que dificulta enormente la vida a los contables cuando se trata de hacer el cierre del ejercicio fiscal): los Dhlafrraw venimos obervando el comportamiento de los humanos desde hace siglos, años incluso, e intentamos copiar su distribución temporal – Helm el Ambivalente hasta se trajo de su incursión entre los humanos un almanaque “El firmamento” y un calendario del Fotogramas de 1.984 firmado por Eusebio Poncela (¿?) -, y le teníamos pillado el tranquillo más o menos, hasta que un aciago día nuestros satélites interdimensionales “SATINDI I” y “VIRGEN DE LA ROCA III” captaron unas imágenes que echaron por tierra nuestras esperanzas de acabar entendiendo algo:

En mi caso, y con la presencia de nuestro amado Niño Estrella, las celebraciones han sido especialmente entrañables: como se suele decir, “con un niño en casa, las Navidades se ven de otra manera”. Y es completamente cierto: dado que nuestro hijo tiene la peculiar costumbre de dormir con el horario de un japonés con insomnio, tanto mi Bella Esposa como yo acumulamos la suficiente falta de sueño como para tener la vista borrosa (entre la piel palida por el cansancio y los  ojos inyectados en sangre parecíamos Iniesta recién salido de un after-hours). Pero no por ello nuestro ánimo decayó en ningún momento; incluso tuvimos la simpática idea de hacer un Belén viviente para los vecinos del edificio, donde nosotros tres interpretamos al Niño Jesús, la Virgen María y San José – por un simple malentendido, nos equivocamos a la hora de interpretar los papeles y acabé haciendo yo de la Virgen, mi Bella Esposa del Niño Jesús y nuestro pequeño, de Herodes; por suerte, todos los vecinos del inmueble estaban completamente borrachos y no se percataron de que yo no llevaba bragas (cosa impensable en la Judea del año cero). Nuestro fidelísimo ayudante orangutanesco Sparky hizo las veces de buey y otras veces de pastor, el minúsculo becario Mistetas, de angelito anunciador, y nuestra colaboradora experta en el séptimo arte (que ella piensa que es el punto de cruz), la Sra. Matilde Pereira Sánchez, ejerció de mula, un papel que bordó, todo hay que decirlo…

No debimos ser tan malos cuando Papá Noel y los Reyes Magos nos agasajaron (del verbo “agag”) con infinidad de regalos, acertando de pleno en sus elecciones – ¿cómo demonios sabrían que yo quería la edición coleccionista de tres discos, con figurita conmemorativa incluída, de “La tonta del bote“? -, por lo que hubo gran regocijo. No hubo que lamentar daños personales ni materiales a la hora de comer las uvas (si bien Sparky acabó tomándose cuatro docenas, al entender mal las instrucciones de Belén Esteban por estar todo el rato calculando cuantos grados de desviación tiene su nariz recién operada); y entramos con buen pie, y zarpa, y pata, en el nuevo año…

Esta película existe… y no tengo nada más que añadir

Hemos estado viendo que muchos de nuestros estimados y queridos blogueros (Ángela Armero, Rebeca Argudo, Noel “Emperador de los Helados”, Chico Santamano, y muchos otros a los que pido disculpas por no mencionar) han hecho su particular post revisionista interanual, este su blog no puede ser menos – aunque de hecho así lo sea, viendo la calidad de “Gromland” y la del resto de la blogosfera -, por lo que hemos decidido dar nuestra propia visión rememorante (la cual se dividirá en dos entregas, más que nada porque es tardísimo y todavía no hemos empezado), así que, con todos Vds., mis muy estimados lectoseguidores:

¿Qué dio de sí el año 2.010?

La principal cosa a salientar de este año pasado es, por un lado, que es el último de la década; por otro, que fue bisiesto (o, como dice la Sra. Matilde, “bisnieto”); y, por último, que si le sumáramos dos y lo dividiéramos entre trece, nos daría un resultado con un porrón de decimales. Esto como datos generales.

Entrando un poco más en materia, el año 2.010 fue el año del comienzo de la recuperación económica… de los empresarios. Agobiados por la posibilidad de que sus principales directivos no superaran los 300.000,00 euros mensuales (más dietas), numerosas multinacionales trasladaron sus centros de trabajo a China (donde la mano de obra es más barata, y el pie de obra es más pequeño, amarillo y con unas uñas que parecen mejillones), quedando la mayor parte de los trabajadores nacionales en la calle – cosa obvia por otro lado, teniendo en cuenta que estaban dentro de las fábricas cuando se las llevaron literalmente -. Según el Instituto Nacional de Estadística (INE), el índice de paro aumentó en el mes de Marzo al 879%; sin embargo, el Nobel de Economía Paul Krugman refutaría esos datos al demostrar, con un reloj calculadora Casio y un cuaderno de operaciones “Rubio”, que era matematicamente imposible que un país tuviera un número de desempleados mayor que el de su población. El PP contraatacaría diciendo que sí era posible si se contaban a todas las personas fallecidas desde 1.785, pues al fin y al cabo “los muertos están parados, que no se mueven”. El Presidente Jose Luis Rodríguez Zapatero iniciaría entonces la campaña “Spanish Solanum: Levántate y vota”, con la que revivir al 50% de los ocupantes de los cementerios patrios (fuentes cercanas a la Moncloa llegarían a comentar que “Jose Luis va tó loco, tó loco, que lo flipas, primo” con el tema). Por suerte, se impuso la cordura y, ante el riesgo de zombificar la península – Portugal levantó en Julio el tristemente celebre “Alambrado da Rosa da Vergonha com Espinhos Pontiagudos para deter aos Mortos Viventes Espanhois”, que recorría la totalidad de la frontera limítrofe entre los dos países y que estaba hecha de toalla de color naranja -, se detuvieron todos los estudios de reanimación vital. El gasto en dichos estudios alcanzó la cifra de los 120 euros.

Con J.L.R.Z., como Presidente de la Unión Europea, consiguió cosas impensables años atrás (el vídeo de Sarcozy, Carla Bruni, Ángela Merkel y la cabra tirolesa ya ha sido retirado de youtube, por desgracia), y durante un tiempo, España fue el epicentro político de toda la Unión. Luego vino el desagradable incidente del por entonces Ministro de Exteriores Miguel Ángel Moratinos con Silvio Berlusconi – expertos en política europea suponen que debería ir nuestro compatriota muy borracho para abrirle la cabeza en dos al Primer Ministro italiano con un plátano de plástico – y la posterior expulsión del grupo de los 27. De todos modos, contamos finalmente con el apoyo de ingleses y alemanes para ser nuevamente readmitidos cuando se anunció que se les impediría el paso a Ibiza, Marbella y Salou.

Esteban González Pons, vicesecretario de comunicación y portavoz del PP, tras la operación de cambio de sexo.

La implantación definitiva de la Televisión Digital Terrestre (G.L.Ñ., en búlgaro) supuso el acontecimiento televisivo del año: gracias al aumento de canales, el espectador catódico tuvo la oportunidad de poder más basura todavía, con especial atención al reallity de Antena 3 “¡Puta lo será tu madre!” – doce aspirantes a monjas de clausura se enfrentaban por conseguir un maletín lleno de papanoéles de chocolate -. Por otro lado, en este año que nos deja, las cadenas generalistas se han percatado por fin del poder de las redes sociales de internet: Telecinco sería la primera en estrenar un programa sobre las mismas con “Tuentidó, tuentidó, tuentidó”, en el que Karmele Marchante, Manolo Escóbar y un robot llamado “Patato” comentaban el twitter de Elsa Pataki, Brad Pitt o el estimado Mario Vírico (no me pregunten porqué), entre otros. Otro de los grandes acontecimientos de la pequeña pantalla fue la resolución de “Lost”, cuyo final no dejó indiferente a nadie; como muy bien explicó el crítico y ensayista Vicente Molina Foiz antes de ingresar en la prisión de Alcalá-Meco, “absolutamente nadie podía imaginarse que todo se tratara de un sueño de Antonio Resines”. Aún así, la season finale de “Perdidos” alcanzó un porcentaje de share histórico, sólo superado en nuestro país por el fallecimiento en directo de Belén Esteban…

En el ámbito deportivo, la victoria de la selección española en el Mundial de fútbol de Sudáfrica en una agónica final contra Costa de Marfil – con un impresionante Raúl como árbitro suplente – compensó el agridulce sabor de boca que en Mayo nos dejó el accidente de Fernando Alonso en la escudería Ferrari y que le apartó durante siete horas de los circuitos (como recordarán, el piloto asturiano empotró su monovolumen contra el paladar del padre de Lewis Hamilton al intentar esquivar un objeto imaginario de grandes dimensiones). Rafa Nadal consiguió alcanzar de nuevo el número 1 al retirarse Roger Federer definitivamente de la competición por sus escándalos sexuales – en lo que se denominó “la maldición de la Gillette Match 3”, después de que el delantero del Barça Thierry Henry fuera sorprendido in fraganti copulando con una muñeca hinchable sospechosamente parecida a Esperanza Aguirre -; el affaire “Pau Gasol” (se descubrió que en realidad mide un metro y medio), la vuelta de Arancha Sánchez Vicario a la bebida o el tórrido romance de Cristiano Ronaldo con un espejo completan las noticias más llamativas del mundo del deporte. Bueno, y que el Alcorcón ganará la copa del Rey…

Les dejamos con una promo del canal digital “Gatitos, Kitties, Mininos”:

(Continuará… seguramente)   

Anuncios