show780_jackman-batman

El aparato que tiene Hugh Jackman entre las piernas es enorme…!

Estimados lectores de este su blog: continúo relatándole el modo en que Sparky yo vivimos la 81ª Gala de los Oscars. Antes de nada, y tras haber releído el post anterior, desearía pedirles disculpas a todos Vds. por su floja redacción que lo integra, así como determinados chistes que incluía (he recibido un correo electrónico del propio Hugh Jackman exigiéndome una disculpa – en un inglés macarrónico, por cierto – si no quería que me persiguiera, bolso en ristre, por todo Algeciras. Desde aquí mi más sincerido arrepentimiento, y mi promesa de que no volveré a decir que, en la próxima película de los X-Men, a Lobezno deberían salirle de los nudillos tacones de aguja).

Continuámos: tras el momento histórico para el cine patrio con la entrega del Oscar por primera vez a una actriz española (que, no es por nada, pero el momento histórico es sólo para la alcobendense; ¿o es que Vicente Aranda también ha tenido algo que ver?), Sparky y yo nos miramos asombrados ya que: a) los dos siguientes premios correspondían a la categoría de mejor guión – adaptado y original -; y b) la Sra. Matilde (nuestra vecina del 3º C) nos apareció en el salón disfrazada de “Wall-E”.

Ambos premios los entregaron dos jovenes promesas cómicas estadounidenses: Steve “Vuelve a llamarme Leslie Nielsen y te reviento” Martin y Sarah Palin… perdón, Tina Fey; ante las quejas constantes por parte de la robotizada Sra. Matilde – intuíamos, como así fue, que nos iba a dar la noche – de que dos comicastros presentaran sendos galardones tan importantes, le tuvimos que recordar que Martin es, además de un fantástico caricato, un reconocido escritor en su país (así como más que sobrado guionista; “Bowfinger“, por ejemplo) y que Tina Fey es la versión yanqui de Thais Villas. Este último argumento la dejó lo suficientemente anonadada como para que pudieramos ver cómo subían al escenario Dustin Lance Black (guionista de “Milk”, que lucía una pinta de botones que tiraba de espaldas) y Simon Beaufoy, primer Oscar a “Slumdog…” en el apartado de guión adaptado. Todo transcurría con cierta calma tensa: Sparky, tranquilo por haber acertado los tres primeros galardones; yo, relajado por haber fallado los mismos; y la Sra. Matilde, en silencio al haber confundido el aceite de barnizar muebles con un copón de “Soberano”.

Curiosidad Quinielística entrañable 1: Uno/a de los/as participantes/os de la quiniela entendió que el “Oscar al Mejor Guión Original” premiaba no tanto la calidad del mismo, sino su originalidad; de ahí que apostara a degüello por la innovadora historia robótica de Pixar. Piénsenlo un momento y no me nieguen que no es para juntar las manos y soltar un tierno “oooooh”. 

Sin embargo, ese mutismo forzoso fue roto cuando Jennifer Aniston y Jack Black (interpretando a la pareja más absurda del cine) entraron en el escenario para hacer entrega a los premios a Película de Animación y Corto Animado. Unas cuantas apreciaciones: 1) Sí, “Wall-E” es la mejor película del año, ya sea animada o sin animar; 2) No se entiende porqué “Waltz with Basir” no estaba nominada en la primera categoría citada; 3) Jennifer Aniston cada día se parece más a un manojo de coles de bruselas. No hubo sorpresas: el maravilloso trabajo de Pixar se llevó la estatuílla, y el Mejor Corto Animado fue para… En esos momentos, un plomizo temor al fallo (al acierto, en mi caso) flotó sobre la habitación – cómo es posible que algo plomizo flote pertenece al intrincado mundo de las metáforas -; la ganadora no fue “Presto”, sino “La Maison en Petits Cubes”. Los tres nos miramos angustiados: Sparky, porque tuvo su primer fallo; yo, porque tuve el presentimiento de que otra sorpresa como ésta mandaría a tomar por saco mi objetivo de fallar toda la quiniela; y la Sra. Matilde porque en su intento de aplacar el ardor laríngeo que le había provocado la ingesta del aceite barnizador, se ventiló de un trago un vaso tubo de lejía pensando que era agua mineral (mi Bella Esposa ya me ha dejado claro, tatuándomelo en plan “Memento” que, para cuando nazca nuestro Niño Estrella, no será plan de dejar líquidos abrasivos por la casa).

Curiosidad quinielística ikerjimeneziana 2: Por increíble que parezca, sólo una de las participantes, Lady Linspector, acertó el premio en esta categoría. Lo más curioso es que, a diferencia de mí, de la estimada Ruth y del tal August Herold Meyer, su intención era sacar el mayor número de aciertos. Sobrecogedora elección, ¿verdad?

Subió al escenario a recogerlo su autor, Kunio Kato, que en tan solo diez frases soltó ocho “Thank you” (y un “Domo Arigato, Mr. Roboto”, con dos cojones). Japón empezaba a despertar…

Tres fueron tres los premios que entregaron un Daniel Craig al que no le había desaparecido todavía la parálisis facial desde el rodaje del último Bond y Sarah Jessica Rocinante Parker (repito el apelativo del post anterior, por la gracia que le hizo a la estimada Pippin); sin sorpresas… relativas: “The Curious Case of Benjamin Button” se llevó pá la saca Dirección Artística (viendo al personaje debería ser “Artítrica”) y Maquillaje (pese a que Cate Blanchett y Tilda Swinton son dos grandes actrices, tuvieron que someterse a largas sesiones para ponerlas como Sara Montiel antes de ingresar en “Clínica Dermoestética”). Sin embargo, el tercer premio que se suponía para el repaso seculero de Fincher – Vestuario – fue para “The Duchess” (no, no es la versión USA de “Sin tetas no hay paraíso”, sino un drama histórico a mayor gloria de Keira Knightley, y van…). David Fincher veía como su noche exitosa podía acabar como la de “Titánic”: naufragando por todos lados. 

Curiosidad quinielística “mis trapitos” 3: ningún participante votó por el diseño setentero de “Milk”; mientras que la mayoría acertó votando por los miriñaques de la Duquesa, cuatro lo hicieron por “Australia” – si bien la estimada Ruth y yo mismo con la esperanza cumplida de fallar -, y otro dos – entre los que se encontraba un desorientado Sparky -, por Benjamin Button. “Revolutionary Road” se llevó un único voto… el del tal August Herold Meyer.

Ben Stiller – parodiando a Joaquin Phoenix en la entrevista con David Letterman, de la que tan minuciosamente habla la estimada Ángela aquí – junto con una actriz que no recuerdo (en esos precisos momentos, la Sra. Matilde comenzó a escupir sangre, suponemos que por culpa de tener la garganta en carne viva, y andábamos bastante liados Sparky y yo recogiendo la alfombra persa que adorna nuestro salón, que no saben Vds. lo que cuesta limpiarla de tintorería) hicieron entrega del segundo premio para “Slumdog…”, el de Mejor Fotografía. Tras un simpático vídeo protagonizado por los protagonistas de “Pineapple Express” (James Franco, Seth Rogen) y el director de fotografía Janusz Kaminski (sí, sí, el ganador de dos Oscars por “La lista de Schindler” y “Salvar al Soldado Ryan”), y que fue definido inteligentemente por el estimado Noel en su repaso twitero “Heladosyoscars2” como “el equivalente a las piezas chanantes en los Goya”, entregaron el Oscar al Mejor Cortometraje en Acción Real a “Toyland” – lo pondría en alemán, pero me daría la risa… como le dió al pobre James Franco cuando leyó el título del ganador (que también tiene narices: eres el ganador del premio a una de las más categorías más despreciadas y aún tienes que aguantar que se te chotéen en la cara).

Curiosidad quinielística puñetera 4: De los siete participantes que acertaron esta categoría, una de ellos fue… la estimada Ruth que, como recordarán, su objetivo era no dar en la diana ni una sola vez.

Continuó la ceremonia con la entrega del mayor sorpresón de la noche: el premio al Mejor Actor de Reparto (se supone que todos los actores están en el reparto, pero bueno…) a Heath Ledger; en realidad, se lo entregaron a su padre y a una morena y a una rubia, las dos hijas de Australia. Tras el largometraje documental (“Man on Wire“; el protagonista de la cinta se puso hasta hacer malabarismos barbilleros con la estatuílla dorada) y cortometraje documental (“Smile Pinki“, o cómo los académicos ya nos mandaban mensajes de que iba a ser la noche de todo lo que oliera a curry e incienso), Will Smith apareció de la nada – concretamente, de debajo del escenario a lo Superagente 86 -, para entregar otra tacada de Oscars técnicos (el actor debió decidir quedarse el máximo tiempo en escena tras haber sigo ninguneada su más que improbable nominación por “Siete Almas”; se siente, Willy!!): el de efectos visuales estaba cantado para Benjamin Button; el de Efectos de Sonido, recitado para “The Dark Knight” (el eterno aspirante Ben Burtt – doce años sin mojar… sin llevarse un Oscar, quiero decir – se marchó con las manos vacías y sin uñas de dejárselas en los reposabrazos); y el de Montaje de Sonido… nuevamente, sorpresón: Sparky celebró la victoria del equipo slumdogero con un chillido que casi se carga la araña del salón – sí, tenemos contratado un arácnido como ayudante de cámara -, casi mata de un ataque al corazón a la Sra. Matilde y casi hace que tuvieramos que acabar de ver la ceremonia en la calle, cuando mi Bella Esposa que, como les comenté, madrugaba para traer a casa las lentejas y otras legumbres ricas en hierro, apareció por la habitación amenazándonos con echarnos con cajas destempladas (a unos 15 grados) si no bajábamos la voz. Sigo sin entender cuál era el motivo de que Sparky hubiera celebrado la victoria de “Slumdog…” teniendo en cuenta que había votado por “Wall-E”. Cosas de orangutanes…

Para entonces, la gala se estaba convirtiendo en una sucesión de señores que iban subiendo al escenario para dar las gracias a Danny Boyle y al resto del equipo. Y es que este año, más que ningún otro, todos los premios apuntaban en dirección a Mumbay. La disyuntiva Benjamin Button/”Slumdog Millionaire” estaba siendo ganada de calle – aunque los premios los dieran dentro del teatro Kodack – por la segunda. De ahí que tuvieramos que recurrir nuevamente al chute cafeínico para no utilizar el cuerpo, cada vez más curiosamente frío, de la Sra. Matilde como almohada. ¿Mejor Montaje? “Slumdog…”, cómo no.

Curiosidad quinielística auditiva 5: De todos los participantes, sólo cuatro de ellos (Sonoio, Lady Linspector, Escrito Por y The Dad Knight) apostaron por los creadores del bullicio sonoro de las calles indias. Lo que lo hace aún más curioso es que Lady Linspector acertara otra de las sorpresas de la noche (junto con Mejor Cortometraje de Animación). ¿Contactos administrativos con Hollywood que desconocemos?   

El merecido homenaje de la Academia a un envejecido Jerry Lewis – que perfectamente puede tomar parte del “In Memoriam” del año que viene – por parte de un Eddie Murphy que vivió tiempos mejores (allá por principios de los 80, cuando casi no existían los móviles, imagínense), dio paso a los números musicales de turno. Por un lado, A.H. Rahman – como dije, una mezcla del Neo de Matrix con un Joselito que se ha pasado con los rayos uva – hizo sus peculiares “pita, pita, eh”, mientras que un señor de color (negro) que no se parecía en absoluto a Peter Gabriel cantaba “Down to Earth”. Obviamente, Banda Sonora y Canción se fueron para… sí, “Slumdog…” (con la consiguiente alegría de Sparky por dos nuevos aciertos, y la mía, por dos nuevos “aciertos”; y que provocó, por cierto, el segundo acierto/error de la estimada Ruth, dejándome a mí y al tal August Herold Meyer en la carrera por el Cero Absoluto). Y entonces, se jodió todo…

Habrán notado a lo largo de este post como el anterior la inquina, rabia y mala sangre que se me pone cada vez que hago referencia al tal August Herold Meyer. Pues bien, les explicaré el porqué: este caballero, conocido en determinados ambientes por ser un Genio del Mal, tuvo, como les dije, la osadía de enviarme – junto con sus apuestas de acierto – una quiniela alternativa en la que pretendía ganar la apuesta a la mínima; esto es, no acertar tampoco ninguna película. Esta opción no sería por sí sola motivo de enfado por mi parte (la estimada Ruth escogió la misma posibilidad), si no fuera porque, al objeto de provocarme, decidió no repetir ninguna de las películas premiadas, de modo que, a 24 categorías, 24 flims que se irían a casa con premio. Si tan sólo se tratara de esta burda bravata, mi reacción hubiera sido de una frialdad comparable a la que adquiría con creciente velocidad el cuerpo de la Sra. Matilde; pero el caso es que, cuando Liam Neeson abrió el sobre y dijo

“And the Oscars goes to… ¡Japan! ¡”Departures”!”

vi como todo mi castillo de naipes se caía al suelo (ya que la gala me estaba aburriendo sobremanera, me había puesto a hacer una maqueta del Castillo de Vilasobroso, Pontevedra, con una baraja de “Familias del Mundo”). ¡Había acertado una! ¡Fui el único de todos los participantes que tuvo la peregrina idea de apostar por los muy Hijos de Pu (dinastía del Imperio del Sol Naciente, según Álvaro de la Iglesia)! ¿Y qué me dicen del discurso de agradecimiento?:

departures_foreignlanguage

“Thank you to all the Academy. Thank you to everybody who helped me with this film. I’m very, very happy. Thank you. I am here because of films. This is a new “departure” for me. And I will, we will be back. I hope. Thank you. Thank you.” 

Pronunciado como si fuera una máquina de tábaco, parece que hubiera aprendido inglés con un curso CCC… de guitarra. La madre que los parió, a ellos, a los Miembros de la Academia y a Jordi González!!

Obviamente, el resto de la ceremonia me resultó carente de sentido; ni siquiera la parte preferida del estimado Doctor Frusna – el “In Memoriam” que recuerda a los fallecidos durante el año – me animó; y eso que ésta ha sido una buena cosecha: Widmark, Heston, Robert Mulligan, Paul Newman… Mientras, Sparky iba coreando en silencio los diferentes premiados: Mejor Director para Danny Boyle y su cabeza más grande que la barriga embarazada de seis meses de mi Bella Esposa; Mejor Actriz para Kate Winslet, bajo la diabólica mirada de Meryl Streep con una de las sonrisas más falsas de la historia; Mejor Actor para Sean Penn, que hizo que todo el mundo se levantara – a lo mejor pensaban que se había acabado la ceremonia – y que, con las lágrimas de su preciosa esposa Robin Wright-Penn de fondo, tuvo que acordarse de la causa social de turno (este año, le tocan los homosexuales; para el 2.009, creo que los derechos de apareamiento de los concursantes de “Granjero busca Esposa”); y, finalmente, Mejor Película para “Slumdog Millionaire”. Como David Fincher es un caballero asistió con una sonrisa como trescientas personas se subían al escenario a recoger el premio como si fuera un “TP de Oro”.

slumdogmillionaire_bestpicture

Hasta aquí lo que se daba; me despido, agotado por la longitud postística, con la relación de aciertos quinielísticos de los estimados participantes:

– Sonoio   …   12 Aciertos (curiosidad personal: votó como mejor Director a Danny Boyle, y como Mejor Película, a “Milk”);

– Alocasia (mi Bella Esposa) … 15 Aciertos (curiosidad personal: se durmió TODAS las películas nominadas, menos cinco);

– Email Galicia … 19 Aciertos (curiosidad personal: sólo falló Mejor Actor de los Oscars principales);

– Doctor Frusna … 18 Aciertos (curiosidad personal: escogió como Mejor Canción Original “Down to Earth” a sabiendas de que no podía ganar);

– Escrito Por … 10 Aciertos (curiosidad personal: dividió las apuestas, optando por Danny Boyle como Mejor Director, y por “The Curious Case…” como mejor película);

– Lady Linspector … 11 Aciertos (curiosidad personal: ya he expuesto varias antes, ¿qué más quieren?);

– Petite Chabel … 9 Aciertos (curiosidad personal: votó como mejor Director a Gus Van Sant, y como Mejor Película, a “Slumdog Millionaire”);

– Insustancial … 7 Aciertos (curiosidad personal: no le dio ni un solo premio a “Slumdog…”; le ha debido encantar, vamos!);

– KillerWoman … 16 Aciertos (curiosidad personal: acertó los cortometrajes documental y de acción real, y película documental);

Noel [el emperador de los Helados] … 9 Aciertos (curiosidad personal: mantuvo despierta a la gente, gracias a sus simpáticos comentarios en el twiter);

– The Dad Knight … 10 Aciertos (curiosidad personal: no votó por Heath Ledger al leer en el formulario de la quiniela que “está muerto, y que le resultará bastante difícil recoger personalmente el premio”);

– Momk … 4 Aciertos (curiosidad personal: no sólo no ha visto ninguna de las películas nominadas; además,… ¡sólo conocía “The Dark Knight”!, por lo que sus cuatro aciertos son más que meritorios);

– August Herold Meyer … 15 Aciertos / “O Aciertos” (curiosidad personal: me ha arrebatado el trono de Cerista; pero ya nos volveremos a encontrar…);

– Sar … 11 Aciertos (curiosidad personal: desconozco la razón, pero no votó en la categoría de “Mejor Banda Sonora”);

– Ruth … “2 aciertos/errores” (curiosidad personal: Votó como Mejor Película de Animación a “Bolt”; no me digan que no es enternecedor…);

– Miss Balboa … 4 Aciertos (curiosidad personal: como no se me ocurre ninguna respecto a la quiniela, diré que hace unos champiñones rellenos riquísimos);

– Sparky … 19 Aciertos (curiosidad personal: de pequeño, lloró viendo “Volando Libre”).

Por tanto, estimado Email Galicia, ruego se ponga en contacto conmigo para facilitarme la dirección de la persona de quien copió sus elecciones, para poder dividir entre tres el premio (recuerde: un trozo del brazo incorruptible de Santa Teresa). Le pido que lo haga antes posible mediante el método habitual – una paloma mensajera – pues la extremidad está comenzando a perder su frescura habitual.

Afectadísimos y agotados saludos, estimados lectores.

Anuncios