baby_aburrido1Estimados lectores de este su blog: uno de los principales inconvenientes de vivir un solaz y calmoso periodo (o período) sabático es tener demasiado tiempo para pensar en cosas absurdas o, simplemente, que no sirven para nada. La ausencia de preocupaciones inmediatas – al menos, en tanto en cuanto el “Niño Estrella” no haga su triunfal aparición – permite que mi mente barrunte densas teorías sobre la necesidad (o no) de decorar los cajeros automáticos como el confesionario de “Gran Hermano”, o la conveniencia de que las monjas abandonen de una vez por todas la ambivalencia y se dediquen a combatir el mal mediante la lucha cuerpo a cuerpo, tal y como hace Batman. Obviamente, todas estas ideas tienen la validez e importancia de un bolígrafo BIC al que se le ha acabado la tinta… pero mientras Nuestro Hijo, una vez liberado de su prisión uterina, no se dedique a pegarnos patadas a lo Roberto Carlos – sinceramente, da la impresión de que, dentro de mi Bella Mujer, mi amado sucesor esté jugando la Champions, la Liga y la Copa del Rey contra sí mismo -, no he encontrado mejores argumentos para no caer en la ingenta excesiva de absenta.

El aburrimiento… Esa costumbre tan de Vds., desconocida por completo en Gamma-3: en mi dimensión de origen, cuando un Dhlafrraw roza peligrosamente la posibilidad de caer en la molicie del ocio – esto no es mío, es de Pedro Ruíz -, siempre hay un congénere dispuesto a darle motivos para estar activo, bien sea contratándole para que le redacte sus memorias, bien prendiéndole fuego a su casa y pertenencias. De ese modo, al atravesar el portal interdimensional, me he encontrado que los miembros de la raza humana (y parte de la estadounidense) son capaces de estar mirando durante horas al infinito, con cara como de haberse comido un pastel de folios DIN-A 4, mientras el resto de convecinos – expresión que significa más o menos lo mismo que “congénere”, pero que es más de andar por casa – permite impunemente la situación. En mi caso, tal y como les comenté en alguna ocasión, es mi Santa Esposa la encargada de traer el pecunio a casa por razones que no vienen al caso – y que, sinceramente, ya ni recuerdo -, lo que me permite pasear como alma en pena por las estancias de nuestro hogar, deteniéndome a observar de vez en cuando por la ventana al vecindario o preguntándome qué demonios hace esa mancha de sangre con forma de Mickey Mouse en la pared de la habitación de invitados.

De entre los múltiples y vacuos pensamientos que me rondan por la cabeza esto días, uno de ellos es la creciente moda de la españolización: de repente en este su país a todo el mundo la ha pegado el arrebato de adaptar las formas de allende los mares (léase, USA) a lo “typical spanish“. El último ejemplo ha sido la cacería en la que participaron el Ministro de Justicia Fernández Bermejo (hombre que no me negarán tiene unos tintes siniestros que tiran de espaldas) y el “Star Judge” Baltasar Garzón (que es menos siniestro, pero también). Por lo visto, el que dos personas humanas – no se ha confirmado este dato en el Ministro Bermejo – tengan la divertida costumbre de abatir ciervos a escopetazos y coincidan en tiempo y espacio en tal entretenimiento es un acto obsceno (Mariano Rajoy dixit) para la democracia y un flagrante atentado contra la separación de poderes; y todo porque, mientras los Hermanos Malasombra estos se dedicaban a llenarle el costado de plomo a los cornudos bichejos, el juez Garzón mantenía arrestados a los detenidos por una supuesta trama de corrupción dentro del PP. Raudos y veloces, los miembros del partido político con la enseña de la gaviota (bichejo que, por cierto y dado que soy hombre de costa, puedo afirmar que es sucio, carroñero y portador de terribles enfermedades, como la envidia) señalaron que dicho encuentro respondía a una campaña de ataque, acoso y derribo por parte del PSOE, el cual utilizaba a la Audiencia Nacional para sus fines electoralistas – por si Vds. son de los que consideran la política nacional un tema tan apasionante como la elaboración de las toallas portuguesas, les comentaré que se acercan los comicios vascos y galaicos -. En mi humilde opinión, los únicos destinatarios de ataque, acoso y derribo que se produjo ese fin de semana fueron “Bambi and family” (a menos que algunos miembros del PP se hayan sentido atacados por eso de lucir también cornamenta). Tan solo añadir algo que me llama poderosamente la atención, no tanto como la mancha de sangre, pero casi: si los dirigentes en pleno del Pepé promulgan a los cuatro vientos la presunción de inocencia de los cargos electos de su partido (como no podría ser de otra manera), ¿por qué no hacen lo mismo con la reunión entre Bermejo y Garzón, y dan por supuesto que entre tiro y tiro – como si de una noche de juerga ibicenca se tratara – urdían la mejor manera de meter entre rejas a parte de la organización popular? ¿Acaso dos hombres no pueden hablar de sus cosas (el fútbol, las mujeres, el punto de cruz…) mientras matan animales? ¿Existe una conspiración en la sombra? Y lo que es más importante, ¿Garzón se tiñe las canas?

bermejo32

“Comidaaaaarrrrrr…”

Bien, no me negarán que lo anterior no deja de ser un remedo “aspañó” de ese clásico del cine de acción titulado “Blanco Humano” (John Woo, 1993) y que ha sido brillantemente diseccionado por el estimado Tones – … en 10 increíbles posts!! -. Piénselo bien: una montería, cazadores sin ningún tipo de escrúpulos (¡y los dos con gafas!, que es lo más siniestro de todo), y el objetivo a abatir seres humanos (los pobres, metaforicamente hablando, miembros del PP). El cine yanqui lo contamina todo: desde los desmanes verbales de la ministra Magdalena “Pasaba por aquí” Álvarez – que recuerdan a Groucho y Chico en “la parte contratante de la primera parte…”– hasta el inquietante parecido de Pedro Solbes con Snake Pilsen(voz ronca y sibilante, un ojo a la virulé…), el panorama político español está adoptando peligrosamente las formas de las películas americanas.

Pero no todo se reduce a la actividad de nuestros gobernantes: los propios trabajos audiovisuales patrios se ven infectados (no muertos) con la larga mano de Hollywood. Vean si no la agria polémica surgida con motivo del estreno de “Acusados” por la cadena de más calidad de este país – el estimado Guionista Hastiado abrió la veda (¿han visto que bien traido este simil relacionado con la caza? Si es que cuando me pongo…), y los profesionales del sector han saltado a la yugular de los creadores de la serie – que si es una copia de “Damages“, que si los personajes de Blanca Portillo y Glenn Close son como las protagonistas de “Tú a Boston y yo a California”, que si la trama tiene lo de original lo que yo de botijo… -. Por no decir el fiasco catódico, al menos en lo que a resultado se trata, del “SNL”de Cuatro (no se pierdan los habituales inteligentes comentarios del estimado Señor Insustancial en este post). Ahora bien, y siendo justos y necesarios, ha de concluirse que esto de la españolización no es algo nuevo:

– “Médico de Familia” era la transposición a La Moraleja de esas series tan llenas de valores, honestidad y edulcorante, tan al gusto de “Intereconomía TV”, que poblaban la parrilla USA allá por los setenta/ochenta/noventa (lamento no poder concretar más): “La hora de Bill Cosby”, “Cosas de casa”, “La casa de la pradera”,

– “Los Serrano“: tome algo de “Con ocho basta” (qué duro es criar a los hijos…. esto… glub!), la base argumental de “Los míos, los tuyos y los nuestros” (película familiar – aaaaaaargghh – de 1.968, con Henry Fonda y Lucille Ball, y que sufrió un remakeen 2.005 con Dennis “Yo fui un grande en los 80” Quaid y Renne “Yo no” Russo) y remátelo al final con “El sueño eterno“;

– ¿Que “Siete Vidas” no se parecía a “Friends“? ¿Quién ha dicho que “La familia Mata” tenía algún parecido con “Arrested Development” (una persona cabal encerrada en una familia de disfuncionales)? ¿”Periodistas” le recuerda a “Lou Grant“?…

– y eso por no decir que nunca se había hecho en el mundo una serie sobre policías (“Brigada Central“, “El comisario“,…), médicos (“Hospital Central“, “MIR“,…) o  albañiles (“Manos a la obra“, “Sin tetas no hay paraíso“,…).   

Así que ya saben, estimados lectores de este su blog, acepten la españolización como algo natural y sano, exijan a sus gobernantes que se hagan remakes de todas las películas que les gustan (¿para cuando una versión de “Casablanca” con la Batalla del Ebro de fondo?) y recuerden que el adaptar lo de fuera a lo nuestro no es malo: lo malo es que un ejercito sanguinario de ovejas asesinas se te cuele en el dormitorio mientras duermes.

Por último, les dejo con una nueva ENCUESTA GROMIANA IMPOSIBLE:

¿Qué creen que se les pasó por la cabeza a los directivos de MÁSmovil para aprobar este anuncio? Y dos: ¿opinan que se trata de una campaña viral (concretamente del virus de la gastroenteritis)?

Anuncios