1295179954_9e5b0fbed9

Señoras y Señores: al habla, por última vez, el portavoz del Consejo Supremo de Sabios Dhalfrraw. Sí, han leído bien: con este post, el CSSD acepta la derrota con la cabeza bien alta y el resto de su cuerpo magullado. No nos duelen prendas (al contrario que las extremidades, que las tenemos para el arrastre) en reconocer que no calculamos correctamente la fuerza, resistencia y tesón del Teniente Grom el Único y sus rebeldes aliados. Pensamos, de manera ingenua, que un soldado más preocupado en las artes plásticas que en las marciales, una mujer embarazada con la agilidad de movimientos de una lata de sopa “Campbell” y un orangután licenciado en Periodismo por la U.N.E.D. no iban a ser obstáculos para lanzar nuestra definitiva y demoladora campaña contra su civilización. Craso error.

A lo largo de las últimas semanas, nuestros mandatarios han intentado por todos los medios inculcarles el desánimo, la desolación, el hastío, la hepatitis,… en definitiva, el sentimiento de que su raza humana es un simple insecto microscópico cuyo único objetivo es ser aplastado por otros seres superiores (concretamente, nosotros… o los plutonianos, que desde que les han quitado a su casa la condición de “planeta” están con un rebote que ni en la NBA). Y, sin embargo, los resultados no han podido ser más decorazonadores. Vds., los humanos – y parte de los estadounidenses – son animales duros de roer y demuestran una cabezonería (fíjense en Pepe Navarro) que supera los límites de lo comprensible. Podemos afirmar sin bagajes (*) que la humanidad es a la naturaleza lo que el adamantium al queso cheddar: dureza, firmeza y sabor metálico.

Da igual que organicemos campañas agresivas contra su capacidad de pensamiento; que intentemos anularles su tendencia a la sonrisa hilarante; que les rellenemos los pantalones de galletas en cantidades capaces de asustar al Monstruo Triqui… Ustedes siguen impertérritos con sus enfermizas ganas de vivir y disfrutar, de transitar por la vida esperando que el próximo día será mejor, pensando que el Euribor volverá a bajar y no tendrán que vender a su hijo pequeño a una oscura red de trasplantes de órganos para poder pagar la hipoteca,… en pocas palabras, confiando inutilmente en que Jose María Aznar algún día aprenda a hablar inglés.

Estábamos bien preparados; contábamos con un sanguinario ejército especializado en la lucha cuerpo a cuerpo, en la lucha psicológica, en la lucha de clases, en “El Club de la Lucha”. Guerreros que darían, no sólo su vida, sino la vida de sus familiares e incluso de gente que ni siquiera existe, para hacer de esta azul piedra que flota en el espacio un lugar donde poder vivir en paz y armonía y hacer churrascadas de delfín los domingos. Un cuerpo de élite (con poca cabeza, las cosas como son) con voluntad de hierro, alma de acero y orejas de cobre. Un ejército casi invencible, en resumen…

¿Y qué hemos obtenido? Un rotundo fracaso, amplificado con sus burlas y escarnios. Somos el hazmerreir del Universo: el “Infinite Times” abre su portada con el titular “Pandilla de inútiles interdimensionales intenta conquistar un ridículo planeta y la cagan pero bien”;… y vds. no saben la tirada que tiene ese periódico! ¿Tanto les costaba agachar la cerviz? ¿Qué miedo tenían: a contraer una torticolis mental? ¿Se vive tan mal siendo esclavizado? Pero, sean sinceros, si hasta algunas de sus hembras consumen los cereales “Kellogs’ Special K” como si les fuera la vida en ello y no les pasa nada (bueno, sí: engordan). ¿Tan horrible les parecía la idea de ser borrados de la faz del planeta? Son vds. tan, tan quejicas…

dogcostume-01

Esto no es un adiós…, es un perro disfrazado de “Yoda”

Abandonamos su civilización, minimamente recompensados con la pírricas victorias conseguidas: el aumento de la xenofobia, la instauración diplomática de los viajes en el tiempo (si pudieramos continuar nuestra labor, les aseguro que conseguiríamos llevarles a la Edad Media), la implantación del “espíritu John LeCarré” en los poderes públicos (aunque suene más a las aventuras de “Anacleto, agente secreto”), el que no se le concediera el “Goya al mejor Director Novel” a Nacho Vigalondo,… Pequeños logros empequeñecidos por sus ansias de seguir existiendo, pese a las hipotecas, a los desengaños, a los sufrimientos, a Mikel Erentxun…

Éste es el último post tutelado por el Consejo Supremo de Sabios Dhalfrraw. El siguiente correrá (suponemos que según lo cansado que esté) a cargo del traidor mas triunfante Grom el Único, quien volverá a intentar intoxicarles optimismo absurdo con sus estúpidas vivencias personales, con su “Bella Esposa”, el “Niño Estrella” o ese simiesco ayudante que responde (si no está leyendo a Espido Freire, que le deja en un estado similar a la catatonia) al nombre de “Sparky”. A nosotros tan sólo nos queda volver a Gamma-3, cabizbajos y con el rabo entre las piernas – en eso, los Dhalfrraw coincidimos fisicamente con Vds. -, y a la espera de que la señora de la limpieza haya ido a trabajar estos días. Les dejamos con el último de los trabajos llevados a cabo por nuestro equipo de campo:

Unicamente nos queda por añadir, parafraseando al personaje de Charlton Heston en la escena final de “El Planeta de los Simios”, lo siguiente:

“¡¡Maniáticos!!”

Buenas tardes y… en fin.

(*) N. del T.: “maletas” en francés.

Anuncios