610x

Estimados lectores de este su blog: Dentro de breves horas, mi Santa Esposa y un servidor de Vds. comenzará una emocionante tourné por varios de los puntos geográficos de la península ibérica (también estaremos en algunas ciudades). En estas fechas tan señaladas – por regla general, vienen con númeritos rojos en el calendario -, nuestra incipiente familia va a dedicarse, lógicamente, a las típicas labores familiares: reuniones en torno a una opípara mesa, abrir regalos, estar con los nuestros y, si nada se tuerce (principalmente, las rodillas), correr la carrera de San Silvestre Vallecana ataviados con un chandal color amarillo Piolín, por eso de molestar. 

Cuando se acerca la Nochebuena, mi bélica naturaleza de guerrero interdimensional se derrite cual Terminator en pozo de acero fundido: las luces navideñas con esos diseños tan increíbles (resulta difícil a veces distinguir un angelito de un rinocerente diseñado por Mariscal) despiertan en mí sentimientos de paz y amor y confusión – seguramente por los efectos estroboscópicos del alumbrado -. Tengan en cuenta que en mi dimensión de origen, Gamma-3, la civilización Dhlafrraw no celebra la Navidad – pese a tener ocho “Corte Inglés” – pues no reconocemos deidad alguna (hace muchos eones, mis antepasados adoptaron el culto a Kgdjjehppgf, Dios de la Bonanza Eterna, pero ante las dificultades en rezarle – no había quien se aprendiera el nombre – lo cambiaron en el “Corte Inglés” por una XBox pirateada). Por ello, mi inicial estupefacción frente a esa imperceptible sensación de paz y buena voluntad dejó paso a inquietantes dudas:

– ¿Cómo es posible que Vds. los humanos católicos (y parte de los estadounidenses) se pongan como locos de contentos con la llegada de la Navidad, olvidando prejuicios, rencillas, rencores e incluso niños – la saga “Solo en casa” así lo demuestra -, cuando un mes antes estarían dispuestos a arrancarse la cabeza a puñetazos por un sitio de aparcamiento? ¿Acaso les echan sedantes en las cenas de empresa?

– ¿Cómo hacen para tener escondidos a los niños pobres del mundo durante 345 días al año? Me llama poderosamente la atención que sea unicamente en estas fechas cuando se acuerdan de hacer maratones solidarios (donde presentadores televisivos de tercera hacen unos playbacks terribles que estarían prohibidos hasta en Guantánamo), sacar calendarios solidarios (donde los mismos presentadores televisivos de tercera exhiben impunemente sus cuerpos – por llamarlos de alguna manera – sin que la Justicia tome cartas en el asunto) o pedir donativos para los sectores más deprimidos de nuestro mundo (les puedo asegurar que si yo sólo tuviera para comer un mendrugo de pan con más años que Sara Montiel, tampoco sería la alegría de la huerta).

– ¿Por qué reservan la felicidad para estas fechas? ¿Acaso tienen Vds. algún tipo de norma que les impida ser felices el resto del año – al igual que hay en el Estado de Massachusets hay una ley que obliga a los perros a llevar las patas traseras atadas durante el mes de abril -? Y si es así, ¿por qué está mejor visto ser objetor de conciencia a la asignatura “Educación a la ciudadanía” que a dicha norma restrictiva? ¿Y por qué el Papa no tiene rayos láser en los ojos?

– ¿Cuál es la extraña razón de que todos los mismos años planteen el día 1 de Enero como fecha de comienzo de nuevos propósitos (dejar de fumar, apuntarse a clases de inglés, crecer veinte centímetros…), y en el mes de Febrero ninguno de esos objetivos se mantiene? ¿De cuántas cuotas de inscripción puede vivir un gimnasio?

Y lo que es más importante: ¿qué maléfico ser inventó los polvorones?      

Entiendan mi confusión: uno se pasa todo el año intentando argüir planes que provoquen en Vds. desánimo constante, alicamiento de ánimo y ardor de estómago (en caso de duda, consulto a mi farmacéutico); y cuando pienso que los tengo a puntito de caramelo para lanzar mi ataque final, se me vuelven Vds. estrañamente optimistas, bullangueros y con más animación en el cuerpo que en toda la filmografía de los Estudios Disney. Me van a perdonar, pero es que así no hay quien trabaje, caramba!

Fíjense hasta que punto pierden Vds. todo tipo de contacto con la realidad – con lo difícil que es manipular a alguien en ese estado… a menos que sea seguidor de “Está pasando” – que escuchan los mensajes subliminales de esas estridentes tonadas llamadas “villancicos” y se quedan tan anchos: peces que beben; pastorcillos que llevan a recien nacidos “requesón, manteca y… ¡vino!” (luego se quejarán del alcoholismo juvenil. Que, a todo esto, después de la manteca y el requesón, también podía llevarle al crío un “Almax” o digestivo similar); algo llamado “La marimorena” (¿qué es una marimorena? ¿Belén Esteban sin teñirse?); o “el tamborilero”…

En fin; será mejor que me tome estos días como unas pequeñas vacaciones (cosa que me va a resultar especialmente complicado, teniendo en cuenta que por regla general no hago nada) y me dedique a disfrutar de los turrones y el cava, de los regalos y las juergas, de los tigres y los leones. Si Vds. no saben muy bien qué hacer durante el tiempo de ocio que el calendario laboral y la crisis económica les brinda, permítanme acercarme a sus hogares – saltándome de paso la orden de alejamiento – y ofrecerles las siguientes alternativas:

1.- Navegue por los diferentes posts que el estimado Noel, más conocido por su majestuoso sobrenombre de “El Emperador de los Helados“, ha ido esparciando a lo largo de su ya longevo blog – con cuatro años de bitácora, y tal y como están las cosas en la blogosfera, se puede decir que es inmortal -: encontrarán desde recomendaciones videográficas de rabiosa actualidad  (¿por qué el adjetivo “rabiosa” siempre acompaña a los sustantivos “actualidad” o “monja”) hasta el modo de adquirir un “Cluedo” de Harry Potter .

jdo3– Si está harto de escuchar “High School Musical 3” en su MP4 o electrodoméstico similar, le recomiendo que se pase por el blog del estimado Mario Vírico, donde en su serie “Porco Podcast” ha ido invitando a lo más granado de la blogosfera a contar sus cuitas, obsesiones y filias (si bien se echa de menos algo de cotilleos de la vida privada de sus ilustres invitados). El último antes del “cierre por Navidad” ha sido un intenso “voz a voz” con el estimado Dr Zito con el Ocultismo de fondo.

3.- Epate a sus amigos demostrando sus vastísimos conocimientos de cine y averigüe cuántas referencias cinéfilas (modo actual de llamar a los plagios descarados) hay en la próxima producción Disney, interpretada por Dwayne “El Peñazo” Johnson, cuyo estreno está previsto. “Deep Impact”, “Carretera perdida”, “E.T.”, “Men in Black”, “Matrix Reloaded”, “Encuentros en la tercera fase”,… en una sóla película! Eso es aprovechar y no el hacer croquetas con las sobras de un cocido!

4.- Compren el libro “Cartas a un joven español” del ex-presidente José María Aznar y comprueben si grita al echarlo al fuego.

Bien, estimados lectores de este su blog, les dejo que a Sparky y a mí nos queda la ardua tarea de ir haciendo las maletas (ahora entiendo porqué mi Santa Esposa intentó convencerme para que simplemente las compráramos). Si bien durante los próximos días no creo que tengan muchas noticias mías, sepan que pueden seguir visitando esta bitácora cuando quieran – recuerden apagar la luz al marcharse -. Este humilde servidor de Vds. pasará por este su blog de cuando en cuando para dejarles algún mensaje iluminador, instructivo e ignífugo… y para regar las plantas.

Sean Felices, cuidado con las indigestiones y no olviden que otra realidad es posible (se lo digo yo que procedo de otra dimensión); que todavía queda mucho por hacer; y que si un tren sale de Barcelona a 145 Km./hora en dirección a Madrid, y otro parte de la capital hacia la ciudad condal a 135 Km./hora, es bastante factible que choquen si van por la misma vía.

merrychristmas1

(Laicas, of course)

Por cierto, ¿a que nos ha quedado este año chula la decoración navideña?

Anuncios