Nota del dicente: el título del post de hoy no podría haber sido elaborado sin la inestimable colaboración de mi grácil y maravillosa Santa Esposa.

0202578b“Los spam son como las amigas de una madre: pinchan cuando te dan un beso y huelen a rata muerta” (”Gregoriadas”, Román Gámez de la Sarna, Ed. Sobaítos, 1.945).

“Debería actualizar más a menudo el blog, maestro”, no hace más que repetirme Sparky, mi orangután mascota (¿hasta cuándo voy a tener que seguir explicando quién es Sparky, por cierto?). Y simplemente porque en las últimas horas – concretamente, treinta y cuatro – se han producido dos noticias que pueden haber cambiado el panorama mundial: el viaje de la Duquesa de Alba a Sicilia; y el que lo haya hecho acompañada del primer caso de mezcla perfecta entre humano y pulgón chupóptero – un tal Alfonso Díez -. Respecto a la tourne turística de Lady Harpo, poco hay qué decir: resulta obvio que aquélla viajara a disfrutar de las ruinas itálicas para volver a reencontrarse con su niñez (se comenta que el único modo de conocer la verdadera edad de la Duquesa sería abrirla por la mitad y contar los anillos formados en el interior de su tronco). Y, por otro lado, la aparición de la especie “pulgómana” tampoco es tan novedosa: recuerden que Alfonso Díez es funcionario.

Por tanto, aún mareado por el golpe que mi Santa Esposa me ha propinado en la nuca con una plancha (¿adivinan en qué trabaja?), me dispongo a darles mi siempre certera, acertada y demás sinónimos opinión sobre las dos noticias que me han impactado casi tanto como la plancha: la victoria demócrata en los E.E.U.U.D.D.A.A., y el fallecimiento de Don Michael Crichton.

Sobre la primera, he de reconocer lo sorpresivo del resultado: como le comentaba al estimado vecino Señor Insustancial (¿han leído ya su post sobre Gengis Kan? ¿A qué esperan, caramba? Ah, a terminar éste; vaya, pues gracias), el candidato republicano John McCain se ajustaba más a los perfiles que el Supremo Consejo dhlafrraw esperaba del hombre más poderoso del mundo: viejo, medio calvo y con un físico que recuerda a un teleñeco – ¿no se preguntan Vds. porqué no se ven las varillas que le mueven los brazos? Se le han borrado con efectos especiales, alucinen -. Por desgracia, no contamos con que la raza estadounidense, muy diferente a la humana suya, le diera por pensar en el último momento. Quizás un error de previsión por parte de nuestros analistas político-económicos nos convenció de que, si aguantaron al Triqui de la política durante ocho años, verían con buenos ojos la presencia de Sarah Palin en el Despacho Oval. ¿Trastoca esto nuestros planes de conquista del planeta Tierra? Yo diría que lo ralentiza un poco (unos tres mil años, tirando por lo bajo; puede que hubiéramos puesto demasiadas esperanzas en la victoria del “potatoes on the rocks”; y, en la tranquilidad del que está perfectamente convencido de su éxito, olvidamos argüir un plan B. Eso sí: tenemos un plan “T” precioso, que incluye la clonación de un ejército de Hilarios Pino, y el sacar al mercado un monopoly basado en “El coro de la cárcel” que es una delicia).

No obstante lo anterior, varias son los comentarios que deseo no dejarme en el teclado:

1.- No comprendo qué extraña razón ha llevado a los diferentes medios comunicadores de alabar “el señorío y la elegancia” del heterodoxo anciano McCain a la hora de felicitar a Barack Hussein Obama. ¿Qué esperaban? ¿Que le plantara una cruz ardiendo en la puerta de la Casa Blanca? ¿Que la Palin se lanzara contra el vencedor en plan kamikaze con su abrigo Armani cubierto de C-4? ¿Que compareciera con el pene al aire?

2.- No comprendo cuál es el último motivo por el que todo el mundo ha puesto sus esperanzas en Obama como si de el nuevo Mesías se tratara: dudo mucho que pueda caminar sobre las aguas, devolverle la vista a un ciego y mucho menos devolverle la vida a ese muerto en estado de putrefacción que es la economía USA. Es más: estoy por apostar medio litro de bilis que, si se le deja crucificado hasta fenecer, no resucitaría en tres días. A lo sumo, en dos meses. “Pero si es un momento histórico”, dicen. “Es el primer presidente norteamericano negro de la Historia”. Permitanme dudarlo: obviamente Vds. desconocen el dato, pero mi civilización lleva siglos intentando ocupar su planeta de manera secreta (el que no lo hayamos conseguido se debe a una simple cuestión de pereza y a una innata incapacidad cerebral); mas en el pasado varios de nuestros agentes han alcanzado tales cotas de poder que, insignificantes minucias, han echado por tierra nuestros objetivos. Por ejemplo: Richard Nixon. ¿Realmente creen Vds. que era un joven californiano metodista que ganó la Presidencia en 1.968, gracias a su pericia política? ¿Realmente creen que era blanco? ¿Acaso piensan que J.F.K. cayó abatido – y no precisamente de cansancio – por una extraña conspiración entre la C.I.A., la Mafia y el Sindicato de Repostería Industrial de New Jersey? ¿Quién creen que ha introducido a Mirentxu en “Gran Hermano 10”?

3.- No comprendo que “High Schol Musical 3” arrase en taquilla. ¿Tan mal va el sistema educativo en su país?

De todos modos, mi compresión sobre la raza humana cada día es inversamente proporcional a la cantidad de datos que acumulo sobre ella (hecho que a mis superiores no les hace especialmente gracia; bueno, a uno sí, pero es que tiene Alzheimer y se ríe con cualquier cosa). He decidido, por tanto, limitarme a anotar en mi cuaderno cyber-inter-dimensional todos los extraños comportamientos de los humanos (así como de los estadounidenses) y que Sparky me haga luego un resumen. O esperar a que salga la película.

Ayer noche, mientras mi Santa Esposa y yo disfrutábamos del merecido descanso después de un duro día de trabajo (el hecho de que sea Ella la única que trabaja no me parece óbice para que yo también participe del asueto), viendo el remake televisivo de “La parada de los monstruos” (“Factor X”, creo que lo llaman), Sparky apareció bastante confuso por el salón en un extraño estado de agitación y sofoco y completamente cubierto de yema de huevo – debía estar preparando la cena -. Tras preguntarle qué demonios le pasaba (sinceramente, creía que le habían poseído otra vez), me arrojó el teléfono movil sin mediar palabra. Ya he comentado anteriormente que ese siniestro personaje llamado Doctor Frusna tiene la malsana costumbre de comunicarme puntualmente de los óbitos famosos. Pues bien, el estimado Doctor me había enviado a las 23:54 (hora de Algeciras) el siguiente SMS: “Ostia… ha muerto Michael Crichton”. Conmocionado por la noticia, por el delicado y cuidado lenguaje del Doctor Frusna, y por el impacto del teléfono móvil sobre mi ya de por sí dañada cabeza – es un modelo Modelo Dynatac de 1.976 que pesa cuatro kilos (nuestro Ministerio de Espionajes y Conquistas Varias no tiene mucho presupuesto que digamos) -, decidí que debería inmediatamente hablar de uno de los mayores exponentes literarios del techno-thriller en este su blog. Pero luego empezó “El juego de tu vida” y, siceramente, me quedé en el sofá en estado catatónico.

Así que hoy enmiendo mi error y comparto con Vds. un sentido panegírico sobre la enorme huella que este hombres de letras y bytes ha dejado en mí y en el resto de habitantes de Gamma-3:

Michael Crichton nació el 23 de Octubre de 1.942, en Chicago – Illinois (la Wikipedia no se pone muy de acuerdo en si nació en uno u otro sitio). Jugó al baloncesto en el Roslyn High School, y en 1.984 dirigió una película titulada “Runaway – Brigada Especial“, con el cantante de KISS Gene Simmons interpretando al malvado doctor Charles Luther. Gene Simmons, nacido en la israelita ciudad de Haifa, tiene una lengua de 13 centímetros. Y la película “El guerrero nº 13“, protagonizada por el famoso actor estadounidense Anthony Flags, está basada en la novela de Crichton “Los devoradores de cadáveres“.

Podría seguir abrumándoles con los detalles, pero… Un momento, acabo de tener un deja-vu!

Ah, no, disculpen, era simplemente un plagio (algunos directores de cine lo llaman “homenaje”).

 Afectadísimos saludos.

 

Anuncios