Mis biorritmos vitales me impiden escribir más de un post al día; es más: los médicos me han aconsejado que no es conveniente que exprima mi ya de por sí dañado cerebro si no quiero sufrir una irreversible alopecia en los testículos (el porqué de la relación entre la actividad mental y mis cojones es algo tan misterioso como el verdadero peso corporal de Ana Rosa Quintana). Pero, haciendo un esfuerzo sobrehumano, me he encaminado hacia el teclado, y con las fuerzas extintas de verano, les regalo esta perla del humor, uno de los mejores videos que he visto en mi vida… La prueba definitiva de que todos aquellos detractores de la manipulación están simplemente equivocados. No piensen, coño!!

Anuncios