Programa original, innovador y de escasa audiencia donde los haya: “Dimensión Desconocida” (no confundir con el inmensamente popular “ La Dimensión Desconocida” de Rod Serling) fue el paradigma de la ignorancia, el atraso y la barbarie que imperó en la serling.jpgcaja tonta durante los últimos trescientos años.Bajo la apariencia de un simple magazine de variedades, se escondía un universo paralelo (desconocido para el gran público) que podríamos definir (sin caer en la pedantería) como un simple magazine de variedades.

Emitido ininterrumpidamente durante tres cuartos de hora, la recuperación y publicación de los archivos que fueron censurados no sólo rescata un modo de hacer televisión, afortunadamente superado, sino también al famoso repostero George Hairofangel liberado hace apenas una década de unas perversas migrañas.

Va por ti George…. (Continuará)

Primer Programa:

 “Los libros ayudan a elevar a las personas… sobre todo cuando quieres matar una araña en el techo” (Garbancito, subido a una pila de enciclopedias)

¡¡¡¡ Bienvenidos a “Dimensión Desconocida” el espacio que se ocupa en profundidad de los fenómenos paranormales, las comidas rápidas y las diarreas que acarrean!!!!

¡Porque usted desea volar!

¡Porque usted es un ser libre!

¡Y porque usted es un eterno rockero adolescente que se cree Peter Punk !Por estas diecisiete… digo noventa y cuatro razones, existe…

“Dimensión Desconocida”“Dimensión Desconocida” un programa sin horario fijo y emitido por un canal que aún no existe.“Dimensión Desconocida” (Si nos ve en sus televisores… yo me preocuparía)

EL RINCÓN DEL LITERATO TIMORATO

Hace dos décadas y veinticinco minutos se imprimía en la real fábrica de tapices imprimibles, el cuaderno de poesías y garabatos varios: “El gran derroche y enorme sufrimiento… si vas en coche y no hay aparcamiento” en loor y olor de sudorosas multitudes.Esta magna obra, cuyo autor anónimo firmaba como José Luis Manecillas de Reloj Digital, gozó en su día de un increíble prestigio entre los críticos literarios. El libro compuesto única y exclusivamente por 42 preciosos y precisos sonetos, es de una belleza y hermosura extraordinaria, destacando por encima del elaborado conjunto las cinco cuartetas dedicadas al bombero torero Sigfrido Plomizo y los ensayos sobre el vuelo sin motor… que nunca se llevaron a cabo y que se quedaron en eso: en simples ensayos y pruebas de una fantástica, delicada y contenida prosa de altos vuelos.Su reedición (a manos de la Editorial El Manco de Lepanto) vuelve a traer a la actualidad una obra que nunca debió ser olvidada ya que “El Anacoreta”…digo, perdón… el…. este…. cómo era… “El gran derroche y enorme sufrimiento… si vas en coche y no hay aparcamiento” lejos de quedarse obsoleta, goza de una salud fuera de toda duda… Y el que lo dude…se le echará fuera de esta sala.

Las primeras composiciones tienen como temática principal los asuntos más intrascendentes… así se suceden: “Amada madre”, “Melancolía que todo lo puedes” o “Dolor por el amor no correspondido”. Y únicamente es en la segunda parte cuando los temas más profundos salen a relucir como “La gran sima”, “Pozo sin fondo” o “El agujero en el sótano”. La obra finaliza con la gloriosa estrofa de pie quebrado o esguince de tobillo: “¡A cavar se ha dicho!”. Que no es otra cosa que una encendida loa al oficio de enterrador. Con ella se acaba por fin el sufrimiento… quiero decir… “El gran derroche y enorme sufrimiento… si vas en coche y no hay aparcamiento”.

Una experiencia que le hará estremecer los sentidos al nivel de clásicos como “Drácula”, “Frankenstein” o la “Guía Campsa de 1987Como apéndice del ejemplar se adjunta, en formato de lujo y con maravillosas letras góticas, un juego de café chino y una botella de dos litros de bonito en escabeche. Espero que disfruten de la lectura y les invito a rememorar algunos de estos hermosos y cercanos “pasajes”:

Billete Cercanías Tres Cantos-Nuevos Ministerios.Billete Cercanías Príncipe Pío- Tres Cantos.Billete Cercanías Colmenar Viejo-Pueblo Nuevo. 

“DIMENSIÓN DESCONOCIDA”  su programa favorito… si es que algún día pudiera sintonizarnos.

Anuncios